Dan Wagner

Bio

Dan Wagner es director ejecutivo y fundador de Civis Analytics, fue jefe de Analistas en la campaña de Obama 2012, supervisando un equipo de 54 personas compuestos por analitas, ingenieros y organizadores que proporcionaron análisis y tecnologías para el contacto con los votantes, la recaudación de fondos y la comunicación. El trabajo de su departamento se le atribuye la “reinvención de cómo se hacen las campañas nacionales”, y se ha destacado en la revista Time, el MIT Technology Review, el Wall Street Journal, Bloomberg, el Los Angeles Times y Harper. Considerado como un niño prodigio en 2012, con menos de 30 años, estivo al frente del citado equipo en el proyecto conocido como “La cueva” donde  decenas de científicos de datos de veintitantos años analizaron enormes cantidades de información desde muchas fuentes dispares que permitió a la campaña apuntar a los votantes individuales con influencia. Desde La Cueva surgió información que permitieron tomar importantes a lo largo de la campaña y cambió para siempre la forma de ejecutar las campañas nacionales. Lea el MIT Technology Review ‘s el excelente informe para más detalles.

Las predicciones

Dos años después de la elección de Barack Obama como presidente, los demócratas sufrieron su peor derrota en décadas. Las mayorías del Congreso que habían dado a Obama sus éxitos legislativos, la reforma de los mercados de seguros de salud y financieros, fueron barridos en las elecciones de mitad de mandato, el control de la Cámara cambió y surgió el Tea Party como fuerza emergente de los republicanos. Dan Wagner lo había visto venir, cuando fue contratado como director de focalización de la DNC, en enero de 2009 y se convirtió en responsable de la recogida de información para el votante y analizarla para ayudar a los miembros del comité de aproximación  a votantes individuales por correo directo y teléfono.

Ese otoño, cuando se llevó a cabo una elección especial para un escaño en el Congreso en el norte del estado de Nueva York, Wagner predijo con éxito el margen final dentro de los 150 votos, mucho antes de la jornada electoral. Meses más tarde, los encuestadores proyectaron que Martha Coakley estaba seguro de ganar otra elección especial para llenar el escaño en el Senado de Massachusetts vacío por la muerte de Ted Kennedy,  pero Wagner predijo correctamente que el republicano Scott Brown era probable que ganara en este estado firmemente demócrata. “Una cosa es tener la razón, cuando usted va a ganar”, dice Jeremy Bird, subdirector nacional de Organizing for America, alojados en el DNC. ” otra cosa a tener razón cuando vas a perder y otra cosa es ser correctas cinco meses antes de que usted va a perder.

Como los exámenes parciales 2010 se acercaron, Wagner construyó modelos estadísticos para las carreras del Senado seleccionados y 74 distritos del Congreso. A partir de junio, comenzó a predecir los resultados de las elecciones y no había llegado hasta allí con las encuestas tradicionales.Había contado votos uno por uno. Su primer indicio de que el partido estaba en problemas vinieron de miles de llamadas individuales de estudio adaptados a perfiles estadísticos ricos en bases de datos de la DNC. Votantes Democratas de la base estaban diciendo a las personas que llaman de la DNC que eran mucho menos propensos a votar que la probabilidad estadística sugirió. Sus predicciones del Congreso estaban erradas en un promedio de tan sólo 2,5 por ciento. “Ese fue un punto de prueba para una gran cantidad de personas que no entienden las matemáticas detrás de ella, pero entienden el valor de lo que produce que las matemáticas”, dice Mitch Stewart, director de Organizing for America. “Una vez que la primera especial

[elecciones] pasó, su palabra era el estándar de oro en el DNC.”

La importancia de los logros de Dan Wagner iba mucho más allá de su capacidad de declarar ganadores meses antes de las elecciones. Su enfoque equivalía a una ruptura decisiva con las herramientas del siglo 20 para el seguimiento de la opinión pública, que giraba en torno a la cuarentena de pequeñas muestras que podrían ser tratados como representante del conjunto. Wagner había surgido de un grupo de analistas que pensaban de los votantes como individuos y trabajaron con las proyecciones globales sobre sus opiniones y comportamientos hasta que revelaron un cuadro compuesto de todos. Sus técnicas marcaron el cumplimiento de una nueva manera de pensar, una década en la fabricación, en el que los votantes ya no estaban atrapados en geografías políticos antiguos o conexión a categorías demográficas tradicionales, como la edad o el sexo, dependiendo de qué atributos encuestadores preguntaron sobre o cómo los vendedores de consumo los clasificaron para los propósitos comerciales. En cambio, el electorado podría ser visto como un conjunto de ciudadanos individuales que tienen cada uno medida y evaluada en sus propios términos. Ahora le correspondía a un candidato que quería llevar a esas personas a construir una campaña que interactuar con ellos de la misma manera.

Dan Wagner

 

Big Data

En vista de los resultados el presidente Obama tomó la decisión de crear La Cueva, una oficina sin ventanas donde un equipo de 50 Analistas y matemáticos dirigidos por Dan Wagner se dedican a analizar toda la información disponible, el Big Data, para conocer las necesidades individuales de los electores y elaborar mensajes políticos personalizados para que el equipo de campaña los pudiera transmitir. Esta estrategia le llevó a la victoria en 2012. Alex Lundry era el responsable de la unidad de ciencias de datos de Mitt Romney, una décima parte del tamaño del equipo de análisis de Obama. Los republicanos usaban empresas externas y los demócratas crearon sus propios departamentos de conocimiento.

Para reunir la información se hicieron para cada estado clave entre 5.000 y 10.000 llamadas entrevistas de formato corto que calibran rápidamente las preferencias del votante, y 1.000 entrevistas en una versión de formato largo que se parecía más a una encuesta tradiciona. Para derivar predicciones a nivel individual, los algoritmos escrutaron por patrones entre estas opiniones y un máximo de mil variables de cada uno, extraídos de los registros de inscripción de votantes, almacenes de datos de consumidores y últimos contactos de campaña.

Dan Wagner. Jefe de analistas de Obama en La Cueva

Esto se convirtió en un ciclo casi perfecto de modelos Microtargeting dirigido a voluntarios para orientar las conversaciones con guión que tenían con los votantes específicos en la puerta de sus casas o por teléfono. Cada una de estas interacciones producen datos que fluían de nuevo en los servidores de Obama para refinar los modelos que ayudaban a los voluntarios en las siguientes encuestas. La eficiencia y la escala de ese proceso pusieron los demócratas muy por delante a la hora de perfilar los votantes.

Ya no se tiene en cuenta encuestas de grupos de personas, se piensa en los votantes como individuos y trabajan en proyecciones en base a todas las opiniones y comportamientos que los llevan a un cuadro global, no se les clasifica por sexos, estratos sociales o categorías demográficas como hacen los vendedores sino como ciudadanos individuales que toman sus decisiones. Este es el concepto más rupturista. Después es un tema del candidato el hacer una campaña que sintonice con las inquietudes reales de su electorado con mensajes personalizados. El resumen para el candidato sería: “No sólo se quien eres si no en qué tipo de persona te quieres convertir y yo puedo ayudarte a hacerlo”.

Pero ya la campaña de 2012 tenía ambiciones más allá de sólo modificar el comportamiento de los ciudadanos que no participan a través del registro y movilización. Quería asumir el problema más desconcertante en la política: el cambio de opinión de los votantes. Una forma de hacerlo es mediante encuestas que midan que mensajes son los mas efectivos entre la población. Un descubrimiento fue que los votantes de entre 45 y 65 años son mas propensos a cambiar de opinión que los de 65 y eso ya nos da un target sobre el que trabajar cuando queremos captar el Voto Fronterizo.

La forma tradicional era hacer pruebas con grupos pequeños y extrapolar, este tipo de decisiones es la que llevó al descalabro electoral de CiU en 2012. Evidentemente estos modelos no funcionan. Otro dato que se demostró muy relevante en esta campaña fueron las entrevistas uno a uno de los voluntarios, pese al miedo de los directores de campaña a que los voluntarios perjudicaran al candidato, globalmente la estrategia se demostró acertada. Las personas que habían sido entrevistadas eran más propensas a votar a Obama. Esto justifica el uso de redes de voluntarios lo mas grandes posibles peso a que alguna vez se genere algún problema puntual. Simpatizantes probables Obama recibían recordatorios regulares de sus organizadores de campo locales y una vez que tenían respuesta un mensaje de agradecimiento y proponer otras maneras de participar en la campaña.

Enlaces

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Estudio sobre Activismo e Internet

El estudio sobre Activismo e Internet fue realizado por Lindsay Hoffmanpolitica-redes-sociales, profesora asociada de Comunicación y Ciencias Políticas  de la Universidad de Delaware. La profesora con su equipo elaboraron un informe sobre cómo perciben las personas su propio comportamiento político online.

El estudio se basa en una encuesta realizada a 1.000 adultos entre 2008 y 2010, la cual se centró en 11 comportamientos políticos, incluido el voto, la comunicación online sobre política, suscribirse a información política online, hacerse “amigo” o dar a “me gusta” en el Facebook de un candidato o de un político y la colocación de una pancarta o llevar una camiseta política.

Las conclusiones a las que se llegó en el estudio fueron las siguientes:

  1. Las personas consideraron que todos los comportamientos mencionados, salvo el voto, eran comunicación
  2. Las personas encuestadas percibían su comportamiento online y offline como asuntos distintos, y que uno no reemplazaba al otro. “Saben que no influyen en el gobierno hablando por Internet”, señala Hoffman.
  3. Los participantes en el estudio que afirmaron tener más confianza en el gobierno y en su capacidad para tener un efecto en él estaban incluso más motivados para participar en actividades políticas online cuando las percibían como una forma de comunicación. “Si la gente lo ve como comunicación, son más propensos a participar”, señala Hoffman. “La comunicación es un pilar fundamental en la participación política.”
  4. En 2008 ya se dio mucha importancia a las redes sociales en el primer triunfo electoral de Obama. Las herramientas web desarrolladas para su campaña electoral partieron de la pauta de las realizadas en 2004 para el candidato Howard Dean, pero la cantidad de voluntarios con ellas movilizados, la consecución de votos conseguidos por medio de las mismas y los niveles de información puntual a los que en todo momento tuvieron acceso los organizadores fueron un hito en la historia política de los EEUU.

Los investigadores de la Universidad de Delaware realizaron otra investigación, publicada en 2012, sobre la importancia de las emociones de los candidatos en las elecciones. LA conclusión fue que el atractivo emocional de un candidato percibido en el mundo online no influyó en que más gente se implicara en apoyarle; sólo afectaba a los que ya estaban comprometidos. El tipo de emoción expresada tampoco influía en un sentido o en otro.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…